CHEVANTÓN, ILUSIONADO CON LA POSIBILIDAD DE FICHAR POR EL EQUIPO ARAGONÉS

“Me encantaría ir al Zaragoza”
El uruguayo es el mejor colocado para reforzar la delantera zaragocista tras la lesión de Uche. El sevillista asegura que quiere jugar en La Romareda
19/09/2009 JORGE OTO

enviarimprimirvalorarañade a tu blogAumentar el tamaño del texto Reduce el tamaño del texto

El Real Zaragoza tiene su nombre escrito en rojo en la agenda de posibles refuerzos. ¿Le consta el interés?

He leído en los periódicos que el Real Zaragoza podría estar interesado en hacerse con mis servicios y sólo puedo decirle que ojalá sea verdad.

Le gustaría, pues, recalar en el equipo aragonés….

Me encantaría. No le quepa ninguna duda. Tiene un gran entrenador y un equipo muy bueno. Me gustaría mucho jugar allí.

¿Qué le convence del Real Zaragoza?

Estamos hablando de un muy buen equipo que lo pasó mal en el pasado más reciente, pero que ha logrado salir adelante. El Zaragoza es un grande, como Atlético o Sevilla, que acaba de superar un momento muy difícil.

Su alta ficha parece el impedimento principal para el Zaragoza. ¿Cree que puede ser un factor decisivo en el desenlace de la operación?

Aquí no cuento para el entrenador y me dedico a entrenar y hacerlo lo mejor posible para, después, volver a casa. El entrenador ya me ha dicho que tiene otras opciones que están por delante de mí, así que, si hay posibilidad de jugar en otro equipo que me ofrezca lo que aquí no tengo, encantado. El Zaragoza supondría una opción muy linda e ilusionante para mí. Me daría lo que aquí no tengo.

¿Cree que el Sevilla estaría dispuesto a hacerse cargo de su alta ficha para facilitar su pase al Zaragoza?

Sí, no habría problema en compartir la ficha. Si es verdad que el Zaragoza está interesado en mí, no creo que hubiera excesivos problemas.

Estuvo a punto de marcharse al Bolonia en el mercado veraniego. ¿Por qué no se cerró la operación?

Es verdad que el Bolonia estaba muy interesado y pude estar muy cerca de marcharme, pero, finalmente, consideraron que las condiciones económicas no eran buenas para ellos. Pero eso ya es pasado y ahora prefiero ilusionarme con la posibilidad de ir al Zaragoza porque me encantaría que así fuera.

¿Cómo vio al Zaragoza en el Sánchez Pizjuán?

Creo que hizo un buen partido. No sólo aguantó bien sino que lo intentó todo. Todos sabemos y conocemos el fútbol que practica Marcelino y todos los equipos que ha dirigido se caracterizan por la presión arriba y por no dejar jugar al rival. En mi opinión jugó un excelente partido, pero acusó mucho la lesión de Uche.

¿Cómo se encuentra física y psicológicamente?

Bien, bien. Me encuentro muy bien físicamente y me centro en prepararme de la mejor forma posible para llegar en las mejores condiciones a otro equipo en el caso de que se dé mi pase. Entreno bien para ser apto cuanto antes y no estar un tiempo parado hasta ponerme en forma si recalo en otro equipo. También me encuentro bien psicológicamente, algo que no es fácil dada mi situación. Sólo me falta ritmo.

Se dice que el Sevilla prefiere el traspaso y que no estaría dispuesto a facilitar su cesión…

No, al contrario. Al Sevilla le interesa una cesión y también a mí. Lo que quiere el club es encontrar un equipo en el que pueda jugar veinticinco o treinta partidos.

O sea, que si de usted depende jugaría en el Real Zaragoza de forma inmediata.

Así es. Reitero que me encantaría fichar por el Zaragoza. Por mi parte haré todo lo que pueda porque sea así si finalmente se concreta ese interés y quieren hacerse con mis servicios. Marcelino es un gran entrenador y estaría encantado de coincidir con él. Además, conozco mucho ese equipo y tiene mucha calidad. Ojalá pueda hacerse. Me pondría muy contento.

El club tampoco pierde de vista a Koné

Arouna Koné también está en la agenda del Real Zaragoza. Y es que el club aragonés busca delantero en el Sevilla, que cuenta con cinco en su plantilla –Luis Fabiano, Kanouté, Negredo, Koné y Chevantón–. En principio, el Sevilla cuenta con el africano y estaría dispuesto a facilitar la cesión del uruguayo, que, eso sí, percibe una ficha superior a la de su compañero de vestuario.