Laiseka gana con oficio en la Vuelta

El corredor español Roberto Laiseka logró a sus 36 años una victoria importante que supone un auténtico bálsamo para el Euskaltel Euskadi
07/09/2005 EQUIPO

enviarimprimirvalorarañade a tu blogAumentar el tamaño del texto Reduce el tamaño del texto
El español Roberto Laiseka, del Euskaltel, con 36 años uno de los más veteranos del pelotón, conquistó la cima de Cerler en la undécima etapa de la Vuelta a España y dio a su equipo la primera victoria en la presente edición, mientras que el ruso Denis Menchov salió ileso en el terreno de Roberto Heras y se confirmó como principal favorito.
Laiseka aplicó veteranía, astucia y altas dosis de valentía y ambición para celebrar su tercera victoria en una Vuelta. En medio de los favoritos de la general, en los kilómetros decisivos camino de Cerler, atacó hasta tres veces, la última, decisiva ante la atenta mirada, pero sin reacción, “de los que luchan por la general”.
Nadie salió a por él cuando soltó el último zarpazo a tres kms. de meta y se presentó en solitario para firmar otra de sus distinguidas hazañas, porque los éxitos que figuran en su palmarés son de mucho fuste. En el Tour alzó los brazos en Luz Ardiden (2001) y en la Vuelta en Abantos (1999) y Arcalís (2000). Ayer, rescató a su alicaído equipo con una inyección de moral que levantará al grupo, desprovisto de Iban Mayo, ya en casa, y con Aitor González a años luz de su mejor forma.
El corredor de Algorta, 12 años inamovible en el equipo vasco, puso la fiesta naranja en la cumbre de Cerler tras marcar un tiempo de 5h.09.38 en el trayecto entre Andorra y la cima oscense tras cubrir 192 kms, distancia que se varió por la supresión del segundo alto de la jornada, el Coll de Bretui.
Los favoritos llegaron juntos, a 15 segundos del ganador, sin heridas, con la misma escena de Ordino la jornada anterior. No hubo ni vencedores ni vencidos, aunque Heras dejó escapar otra oportunidad en la montaña, donde puede marcar las diferencias. El bejarano, sin explosividad y algo justo de fuerzas, no se quita de encima al ruso Menchov, que descansará por méritos propios con la camiseta oro.
Tras Laiseka entraron Carlos Sastre, Heras, Mancebo, Menchov y Carlos García Quesada. A 55 segundos un grupo con Perdiguero, Manuel Beltrán, Santos González y el estadounidense Danielson. Así las cosas la general no varió.
El ruso del Rabobank, no demasiado preocupado por la falta de equipo, mantuvo los 47 segundos sobre Heras y 1.53 minutos respecto a Mancebo, el trío del podio.
La segunda etapa pirenaica, la “reina” junto a la de Andorra, deparó muchas retiradas, entre ellas la del colombiano Santiago Botero (Phonak) y el español Luis Pérez (Cofidis). También arrojó agua de lluvia en las espaldas de los corredores, aunque el sol apareció en el momento del ascenso clave a Cerler.
Laiseka, el titán del Euskaltel, atacó a 9 kms de meta sin éxito. Luego llegó el turno de Sastre y el grupo se quedó en 6 unidades, con Menchov, Heras, Mancebo y Carlos García Quesada completando el grupo. Con la elite en un palmo de asfalto, volvió a saltar Laiseka, esta vez para que no le volvieran a ver hasta el podio.